Buscar

Los precios cuidados y la ley de etiquetado influirían negativamente en el valor del azúcar.

Esta semana se habría visto una disminución en el precio final de la bolsa de azúcar común "tipo A" de 50 Kg a causa de variables exógenas a la actividad propia. Algunos economistas coinciden que para llegar a las elecciones con mejor imagen positiva, la administración pública vigente decidió ir fuerte sobre la baja del precio para no mostrar inflación en el corto plazo, a lo que puso el acelerador sobre el debate de la ley de etiquetado frontal para reducir el consumo sobre los alimentos y así también aumentó la presión hacia los precios cuidados para evitar altas subas antes de las votaciones. Estas medidas generan por un lado desincentivo en el consumo de alimentos lo cual no solo afecta a nuestra actividad si no también a gran parte de la actividad gastronómica del país y con esto a la industria alimenticia y agropecuaria donde trabajan miles de personas que verán afectados sus ingresos a causa de posibles perdidas por no poder cubrir los costos necesarios para producir. Entre estos costos encontramos, energías, combustibles, materiales importados, servicios, dólar y costo de mano de obra.

Los precios cuidados también ponen un freno al ajuste normal del valor ya que si fija precios bajos en góndolas, los grandes operadores no podrán vender por arriba de lo estipulado y así habrá riesgo de que la inflación genere incapacidad para financiar los siguientes lotes o en nuestro caso las próximas producciones.

Estas políticas extremas basadas en la imagen del corto plazo son muy peligrosas para la estabilidad económica de nuestras industrias y trabajadores.


Actualmente el precio se encontraría en un rango de entre $ 2.300 y $ 2.400 IVA incluido. Un valor que cada vez se acerca más al costo producción.


Por otro lado, en los cultivos comenzó a sentirse la sequía notándose así el estrés hídrico en algunas zonas. No se esperan grandes lluvias en el corto plazo y se habla de temperaturas elevadas que reducirán la humedad del suelo ante la falta de cierre de cultivos.

El precio de la UREA sigue aumentando y hay escasez del producto, lo cual pone en riesgo la campaña de abonado.

Estas dos últimas variables ponen en riesgo la producción del próximo año, si bien la sequía puede disminuir, la realidad es que la fecha de abonado tiene un límite y la existencia de UREA o baja del precio no parecen ser variables a la vista en el corto plazo.


Los precios internacionales de azúcar y el dólar mostraron un pequeño aumento que exponen ventajas comparativas en el precio de exportación. Si los precios cuidados se mantienen en Argentina, el mercado externo podría representar una buena opción de salvataje.


Ampliar en fuente: https://www.cactutucuman.com/servicios